ADORIAN DESIGN. 2018.  ALL RIGHTS RESERVED.  

Pangea FastFood


Descripción del proyecto

PANGEA contactó conmigo y me comentó en qué consistía, era una idea que habían tenido David y Jorge, dos jóvenes emprendedores de Valencia. La idea era crear un local de «comida rápida» en el que no se buscaría la rapidez, si no todo lo contrario. Enseguida conecté con la filosofía del proyecto y hubo mucho feeling entre lo que David y Jorge querían transmitir pero no sabían explicarme con palabras. 

El nombre ya hablaba de esto, puesto que hace referencia al súpercontinente que existía en el planeta Tierra hace cerca de 300 millones de años. PANGEA era el único continente, no habiendo mares ni océanos que separaran civilizaciones.

El significado del nombre y lo que me explicaron David y Jorge, fue agitado por mis neuronas e instantáneamente ahondé en la filosofía que buscaban y le di palabras. Lo tenía claro desde el inicio: PANGEA es un lugar sin fronteras, donde converge gastronomía de todo el mundo, en el que cada uno de nosotros puede encontrar nuestro propio centro y conectar con uno mismo.

Querían dirigir el proyecto principalmente a jóvenes universitarios, puesto que la localización estaría en la zona universitaria de Blasco Ibáñez, en Valencia. Profundizando más en el target, debían ser jóvenes con inquietudes e interés por lo multicultural, concienciados de la globalización y con un espíritu libre y aventurero, tolerantes, abiertos a probar cosas nuevas y con una curiosidad innata para conectar con grupos o colectivos diversos. Sin embargo, a pesar de toda la tolerancia y necesidad de conectar con otros y con el mundo, estos jóvenes deben saber quiénes son ellos mismos independientemente de su entorno -encontrarse a sí mismos-, saber quiénes son ellos, reforzar su identidad, ser originales, y en base a eso, volcarse a los demás. Esto refleja muy bien la sociedad contemporánea y la filosofía de la mayoría de jóvenes estudiantes: la tolerancia y la diversidad prima, pero también el sentimiento de «ser uno mismo», de estar conectados del mundo y desconectados a la vez. De sentirse parte de un todo, pero sentirse único a la vez. En base a esto definí al público ideal, definiendo a un joven que cumpliera todos estos pensamientos como PANGEIST (Pangeista).

Esta idea, ya madura, comenzó a darme las primeras pistas sobre el logotipo:

  • Útero materno y el cordón umbilical: sentimiento de paz y calma que se tiene en la nada, donde no se necesita nada más y donde no se sienten fronteras. Allá donde se desarolla la individualidad o la formación del humano, pero a la vez se depende de otro ser, de la madre.
  • El universo: sentirse parte de un todo, conocerse a uno mismo, pero sin olvidarse de su responsabilidad con todo/s lo/s demás.

En base a estas ideas y la principal (gastronomía universal), comencé a desarrollar los primeros bocetos manuales para el isotipo de PANGEA.

De todos estos logos, se optó por los que, haciendo uso de cordones umbilicales (conexiones), convergen en un centro, porque creí que eran los que mejor describían la filosofía de PANGEA. El resultado final fue el más simétrico, para que el concepto de «encontrar tu centro» estuviera presente.

El isotipo se forma a través de una mancha de color negro, que representa el vacío o la nada. Sobre él, se trazan cinco cordones umbilicales blancos, que representan la luz o el todo y convergen en un punto central. A su vez, el espacio entre cada conexión forma un espacio negro, dando como resultado cinco manchas negras que danzan alrededor de un centro. Estas cinco manchas, representan los cinco continentes, y las partes blancas, su conexión y convergencia en un centro.

El resultado final, a pesar de llevar tanto significado implícito, puede recordar a una flor, pero no es ningún problema. La flor representa el «florecimiento» de la vida, y con este logo, PANGEA representa el florecimiento de la vida a través de la unión de los continentes, a un nivel simbólico y gastronómico.

 

En contraposición a la forma orgánica del isotipo, se acompaña a éste de una tipografía de palo seco que sonase contundente, que reforzara la idea de que PANGEA sólo hay uno, y de que la importancia de lo que significa debía ser rotunda, objetiva, sin rodeos. Esto es lo que transmite la tipografía, a la vez que «modernismo», vistiendo así al logotipo de un aire contemporáneo necesario para acercar la marca al target ideal, a los PANGEIST.

Se decide invertir los colores y que el negro sea el color principal de la marca, para que las formas sean más luminosas (blanco y dorado) y simbolicen el universo, que al fin y al cabo es oscuro pero alberga todas las posibilidades (incluída la vida), sin fronteras.

El color dorado o tostado simboliza tanto la luz de las estrellas como la tierra que conforma los continentes, allá donde pisamos. El elemento Tierra, en muchas ciencias antiguas, representa lo material, lo tangible, lo que se puede comer, y como PANGEA es una «marca comestible», fue el color más adecuado, que además reforzara su significado.

Estos tres colores resultantes en el logotipo se extrapolaron al interiorismo del local, del que también yo tuve el placer de dirigir. La fachada sería negra y dorada, y en el interior imperarían ambos colores y la madera oscura. Las texturas de PANGEA son las rugosas y mates y su iluminación es cálida, puntual y cercana. Estas cosas refuerzan la filosofía de la marca: lo rugoso y mate nos acerca a lo primigenio y natural, y las luces cálidas y puntuales refuerzan el sentimiento de paz, de individualidad y de cercanía. Cada mesa estaría iluminada por una luz puntual, delimitada, que aislara esa mesa del resto de mesas pero que uniera a todos los participantes de la misma. A su vez, la luz cálida envolvería el local en el color de la marca: dorados, tostados, madera. Envolviendo a todos los clientes en una matriz de calma y calidez como cuando estábamos en el vientre de mamá, donde estábamos en calma, formando nuestro Yo, pero a su vez teníamos total exceso a las influencias del exterior, así es PANGEA. Nos protege, nos relaja, nos aísla del exterior, pero a su vez nos brinda alimentos de otras partes del mundo y nos hace encontrarnos con los nuestros, y con nosotros mismos.

Ha sido un placer trabajar para Pangea desde cero, y aportar mis conocimientos de diseño, simbología y mitología antigua. La idea es hacer crecer la marca, y que madure poco a poco.

Les deseo muchísima suerte a David y Jorge, y deseo agradecerles la libertad que me han otorgado para trabajar en este proyecto, en el que ambos han confiado plenamente en mi criterio y en mis conocimientos.

En el slider superior podéis ver el logotipo y un flyer publicitario, para el que tuve que realizar una fotografía de cada plato. Próximamente añadiré imágenes del local y el diseño de la carta, por ahora os invito a todos a que visitéis el local y lo descubráis todo de primera mano.

#BEAPANGEIST

Detalles del proyecto

  • Cliente: Pangea S.C.
  • Categoría: Branding, Logo e Interiorismo
  • Fecha de creación: octubre, 2018